Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

VÍCTOR CABALLERÍA, DE LO CORRALES A LAS PISTAS

Fue a los 14 años que se vinculó por primera vez con el cuidado de los caballos. Hoy, después de 40 años, sigue ejerciendo la misma labor, la que según afirma, ha sido muy importante para su vida.

Son las 6:30 de la mañana y su figura ya se deja ver por los corrales del Valparaíso Sporting. Se trata de Víctor Caballería, quien cada jornada llega al amanecer para verificar que todo comience a coordinarse en relación al cuidado de los caballos que tiene a su cargo.

Fue a los 14 años cuando se vinculó por primera vez con el mundo de la hípica gracias a su hermano mayor. Y pese a que sintió miedo al comienzo, esto fue quedando completamente atrás para convertirse con el tiempo en la mano derecha de varios propietarios de renombre.

“La verdad es que este ha sido un trabajo en el que fui aprendiendo a partir de la experiencia. Hoy tengo 35 caballos  a mi cargo, de tres corrales diferentes. Estar acá es parte de mi vida. No me veo haciendo otra cosa”.

Coordinar de que sus hombres lleguen a trabajar, procurar mantener alimentados y bien aseados tanto al caballo como el corral, son solo parte de los quehaceres que a diario Víctor debe vigilar. “Si ves que un caballo dejó comida o que despertó con su cama muy desordenada, puede ser síntoma de que algo le está pasando y debes llamar al propietario y al veterinario. Hay que estar muy atento a estas señales”.

Víctor va relatando con un notable profesionalismo cada labor al interior del corral, y pese a que gran parte de su vida la ha pasado de este lado de la hípica, como él mismo señala, hace un tiempo atrás tuvo la oportunidad de comprar un caballo, el que le ha dado sorpresivos triunfos.

Sin  dudarlo, y mostrando lo que es su gran orgullo, Víctor nos lleva a conocer a My Prince, ejemplar de 8 años, que no tenía un comportamiento muy óptimo producto de lo cual se vendió a muy buen precio. Víctor se animó a comprarlo y entrenarlo,  una labor que tuvo sus frutos, puesto que ya son 16 carreras las que ha ganado con su “regalón”.

Sin pensarlo, Víctor ya no es solo parte de todo ese mundo que coexiste en los corrales, sino que hoy también participa  del escenario central, ese que se ve y que tiene relación con todo lo que sucede en las pistas.  “Esta otra parte me gusta bastante, pero no puedo desconocer que los corrales seguirán siendo ese lugar que me vio crecer, que me permitió desarrollarme y donde hoy también estoy obteniendo mis triunfos”.

Theme developed by TouchSize - Premium WordPress Themes and Websites