Gonzalo Ulloa

Gonzalo Ulloa

EL ESPÍRITU DE UN GANADOR

El 2 de febrero del 2020 es desde hoy un importante hito en la carrera de este jinete. Cuando el reloj marcaba unos minutos pasadas las 20:00 horas, Gonzalo Ulloa, montando al caballo War Breeze, cruzaba la meta en primer lugar en el gran Clásico de El Derby.

Es la tercera vez que gana un Derby, pero como él mismo confiesa, siempre se vive este momento con ansiedad. Dos meses de duro entrenamiento, llevaron al jinete Gonzalo Ulloa, de 41 años, a convertirse en el gran protagonista de El Derby 2020 en su versión número 135.

Acompañado de su señora, en quien reconoce un fuerte apoyo en lo que ha sido toda su carrera y, en especial, en los días previos a esta importante competencia, Gonzalo recorre el Sporting recordando lo que fueron algunos momentos previos al  2 de febrero, cuando se convirtió en el gran ganador de la jornada.

“War Breeze era un caballo mañoso. Hubo que entrenar bastante para que me conociera y yo de esta manera lograr manejarlo bien. Las últimas semanas fueron de un intenso trabajo  acá en el Sporting, y su rendimiento fue espectacular el día de la carrera. En todo este proceso fue clave el apoyo del preparador y del propietario Juan Baeza y Juan Pablo Baeza”.

La historia de Gonzalo como jinetes partió cerca de los 17 años. Si bien venía de una familia relacionada con la hípica, de niño sentía temor por los caballos. “Mis abuelos eran de Concepción y  recuerdo que viajé a verlos. Fue ahí cuando pude montar por primera vez, y poco a poco esto me gustó, lo que me llevó a perder el miedo”.

“Mi padre era también jinete, pero nunca ganó clásicos importantes. En mi caso partí compitiendo en  las carreras de aprendices y me costó mucho trabajo llegar a los grandes clásicos, y más aún poder ganar. Fue en el año 2002 que gané por primera vez un clásico, el Gran Criterium con Documentado. Recuerdo que este caballo  debutaba y estaba en el lugar 11 de la tabla. Ya después vino un primer lugar en El Derby, el que gané con Quick Casablanca en el 2012 y que fue luego nominado por Sporting para Buenos Aires. Y la segunda vez que gané El Derby, fue con la yegua  Solaria, en el año 2014”.

Sin duda es una gran trayectoria para un jinete que aún quiere seguir dándolo todo en las pistas. Un jinete que además de montar es un amante de los deportes. Por ello no es extraño que en sus tiempos libres juegue fútbol, nade o practique snowboard.

Por ahora pretende descansar unos días para luego enfrentar lo que es un nuevo desafío: el Gran Premio Latinomericano, que se disputará  en Buenos Aires, el próximo 14 de marzo.

“Estamos bastante esperanzados de que podemos conseguir un buen lugar. Pero más allá de lo que es una competencia más, hay que entender que se pierda o se gane, existe un gran esfuerzo de todo un equipo. Valorarlo y reconocerlo es lo que le entrega el sentido a la hípica. Creo que este es el gran aprendizaje que he obtenido de esta profesión, que lo ha sido todo para mí”.

Theme developed by TouchSize - Premium WordPress Themes and Websites