Ximeno Urenda

INTACHABLE LEGADO
Fue gracias a su abuelo y a su padre que se vinculó con la hípica. Fue tal su fascinación, que siendo muy pequeño, se arrancaba a los corrales a vivir de cerca lo que era el trabajo de preparación de los caballos. Aquellos fueron sus inicios y lo que marcaría el rumbo de lo que es hoy su profesión.
Era muy pequeño y su fascinación por los caballos era un sentimiento evidente. Cada vez que podía se arrancaba a los corrales a ver de cerca cómo los preparaban. Imaginaba algún día poder hacer lo mismo.
Su sueño no tardó mucho en llegar. Fue cerca del año 1995, cuando Ximeno Urenda le pide a Luis Catena, quien ya era preparador en el Valparaíso Sporting, que le permitiera estar más tiempo en los corrales. Allí fue aprendiendo todo lo que envuelve a este oficio, y a muy poco andar, fue capaz de convertirse en preparador y tener a su cargo algunos ejemplares.
Poco a poco fue demostrando su gran profesionalismo y preparación en el tema, lo que le ha valido en la actualidad un gran reconocimiento por parte de varios propietarios, quienes han confiado en sus aptitudes para hacer que sus ejemplares logren obtener un buen rendimiento en las pistas.
“No es una tarea fácil. De partida debes destinar el 100% de tu tiempo a esto. Acá no existen fines de semana ni feriados. El otro tema que siempre debes tener muy presente es que acá el trabajo en equipo es fundamental. Debes estar muy alineado con lo que el cuidador y el capataz te van contando, ya que ellos son los que comparten la mayor parte del tiempo con el caballo y, por ende, son capaces de visibilizar si este tiene algún problema de salud que le impida entrenar y, por supuesto, competir. Yo soy muy respetuoso de la labor de cada uno de ellos, ya que son una pieza indispensable en la labor que yo realizo, y en donde una parte importante también es la opinión del propietario”.
La jornada de Ximeno se inicia muy temprano por la mañana. A eso de las 8:00 am ya se deja caer por sus corrales y comienza la rutina que tiene preparada para cada uno de los caballos que tiene a su cargo. “Cada uno tiene su propia planificación. Vas trabajando de acuerdo a lo que quieres lograr con cada uno”.
Ganar algún día El Derby es para Ximeno uno de sus grandes desafíos “Sé que es complicado por el nivel con el que llegan los ejemplares a esa competencia, pero no es imposible”.
“Para mi ser preparador es una pasión que disfruto. El vínculo que logras tener con los caballos es maravilloso, y eso es algo que me llena de satisfacción. El haber llegado a ser preparador es un sueño cumplido, y que jamás creí que iba a hacer realidad”.
Y ahí está Ximeno, al igual que tantos otros personajes, no solo cumpliendo un sueño, sino siendo parte de una historia que le ha ido entregando esa identidad tan especial al Valparaíso Sporting.

Theme developed by TouchSize - Premium WordPress Themes and Websites